Por: HERNÁN BAQUERO BRACHO

Si existe un artista de la música vallenata que ha tocado el cielo, ese es Jorgito Celedón, quien a base de un extraordinario trabajo musical, de disciplina, de una voz que enloquece por su deje musical, de un carisma que es como la miel que ha atraído a su fanaticada por el mundo entero, por eso hoy es el artista vallenato que es el embajador en todos los continentes.

Es el ídolo mundial del vallenato y eso nadie lo pone en duda. Es el vallenato mejor pagado libra por libra en sus conciertos por lo que vale y pesa. El ganador del Grammy Latino en su segunda versión, enloqueció a su tierra villanuevera y fue recibido con todos los honores por el presidente de la época Álvaro Uribe Vélez, en casa de Nariño, fue la consagración del artista villanuevero. Sus ventas millonarias de sus discos indican que ha tocado el cielo con sus manos, pero ha pisado la tierra con su sencillez y su humildad.

Ni cuando enloqueció al presidente de Estados Unidos con su ritmo y sus canciones George W. Bush en el año 2006 perdió esa humildad, en la Casa Blanca cuando el presidente más poderoso del planeta, rompió el protocolo y le pidió a Jorgito que le cantara otra de sus canciones. En esa fecha histórica la Casa Blanca se vistió de gala con el vallenato de Jorgito Celedón y él para orgullo nuestro le cantó entre otras “Parranda en el Cafetal”, como para recordar que Villanueva y su barrio donde nació lo lleva siempre en lo más recóndito de su alma y apretujado ese cariño en su corazón. Por todo su recorrido musical, por representar a nivel mundial a la música vallenata y por supuesto a su tierra natal Villanueva, es que en la XXXV versión del Festival Cuna de Acordeones, le rinde homenaje a este egregio personaje del folclor. Reconocimiento más que merecido y aplausos para el consejo directivo de la fundación festival cuna de acordeones por esta grande elección que inmortaliza más a dicho festival.

jorge-celedon-feliz-cumpleanos

¿Quién iba a imaginar que aquel niño, que incursionó en el acetato a la edad de 9 años, se convertiría más tarde en un artista fuera de serie en el folclor vallenato?, sí porque Jorgito Celedón la vida le ha dado parabienes y ese ángel con que nació no lo ha abandonado. ¿Quién no recuerda esa voz melodiosa y romántica, cuando con el apoyo de su tío, el cantautor Daniel Celedón Orsini, se escuchó por vez primera a tan temprana edad, la canción “Drama Provinciano” de Lenin Bueno Suárez?.

La visión de ese juglar de nuestra música vernácula, la vio en ese niño, que hoy es fenómeno en el canto y en la manera de arreglar su producción musical. Jorgito aprovechó el momento y enseguida a la edad de 10 años, bajo la dirección de Lenin Bueno Suárez, sale el L.P. Infantil, titulado “Sueños de Niñez”, en compañía de su hermano, Alfonso “Chiche” Celedón, con el acordeón de Ismael Rudas que se convirtió en la locura de la época. Luego grabó con el “Negrito” Villa el hermano de “Beto” Villa, siendo su mayor éxito “Vivir sin ti”. Ya Jorgito mostraba la grandeza de su niñez, convertida en la madurez de su canto, siempre bajo la orientación de su Tío Daniel Celedón. Y demostrando que la dinastía Celedon Orsini, no había decaído antes por el contrario se encontraba más vigente y con más fuerza en el folclor.

Dinastía de la que su padre “Poncho” Celedon Orsini ha sido un autentico barítono, donde por décadas en la inauguración de cada versión del festival Cuna de Acordeones siempre mostró esas dotes de solista al entonar el Himno Nacional. Que grandeza la de su padre y la de su madre Mau Guerra al haber engendrado un hijo tan predilecto como Jorgito Celedón. ¡Dios bendiga este hogar por siempre!.

Después vino la consagración como artista, cuando entra al conjunto del Binomio de Oro de América, bajo la dirección de Israel Romero Ospino, con quien alcanza la gloria y éxitos como “Olvídala” y “No te quiero perder” le dio la mayor sublimación en el canto vallenato: en cada presentación del Binomio de Oro, Jorgito y Jean Carlos Centeno era la locura musical, su fanaticada lo prefería en cada show musical. Con el Binomio grabo cuatro CD, que quedaron para la historia, del cual se separó en el año de 1999. Se separó para alcanzar la gloria que hoy está recibiendo en el mundo vallenato.

Y fue precisamente bajo la orientación de su tío querido y de otros artistas y amigos que sabían de las calidades y de los dotes de este gran artista que dio el gran salto de su vida y conformó agrupación con Jimmy Zambrano con quien grabó cinco CD que fueron éxitos: “Romántico como yo”, “Llévame en tus sueños”, “Canto Vallenato”, iJuepa je!, “Son para el mundo” y temas como “No te olvidare”, “por tu primer beso”, “Parranda en el Cafetal”, “El amor es así”, “Todo por nada”, “Esta vida” y uno de los más sonados “Ay Hombe”, donde rescató el son y se convirtió en el artista vallenato del año a nivel Nacional e Internacional. Con ese tema del 2002, que no hubo necesidad de grabar en el 2003, ya que se convirtió en un éxito tan arrollador, Jorgito de esta manera ya se preparaba como una nueva propuesta del vallenato. El esnobismo del vallenato moderno, pero manteniendo sus raíces, sin caer en el Iloriqueo, y sin canciones arrancheradas ha dado a este gran artista un salto a la gloria y se ha echado al bolsillo a la fanaticada en forma abrumadora y ha brillado con Luz propia en el arte musical.

Una de sus producciones que se convirtió en éxito nacional e internacional como todo lo que él produce fue Juepa Je!, convirtiendo de paso sus sueños en realidad y grabando temas de su cosecha que representan la esencia del vallenato. En esa producción se vino con tres temas de su autoría, la pulla Me dejó solito, el son Sin Perdón y el merengue Juepa Je, que hicieron cada día más interesante, a este artista orgullo de Villanueva y de su barrio El Cafetal y de las cualidades que a él lo rodean: de gente, de compositor y la amistad como su tío es lo más sagrado y sino que lo digan sus amigos de siempre, Carlos Mazeneth, Oscar Vega, Margarita Socarras, Carlos Augusto Cabello, Aroldo y Arnoldo Rosado los famosos “mellitos” y Jean Carlos Centeno. Todavía el mundo vallenato recuerda ese lanzamiento que se realizó en el auditorio del Gimnasio Moderno de Bogotá. Lanzamiento este que fue organizado por Sony Music, por todo lo alto y allí deleitó al público selecto de 500 personas, entre los que se contaron reconocidos artistas a nivel nacional como Yolanda rayo, el legendario Rafael Escalona Martínez, Egidio Cuadrado, El “Papa” Pastor y Carlos Huertas del grupo de Carlos Vives y personajes de la vida nacional. En ese apoteósico concierto de música vallenata, primero lo hizo solo con su grupo y luego en compañía de la filarmónica de Bogotá — como quien dice, como para alquilar balcón – y de paso recibió de parte de la Sony Music dos discos de platino por la producción de ¡Ay hombe! y tres disco de platino por ¡Juepa Je!, por la producción “Son para el mundo” recibió disco de platino, disco de diamante en el año 2007 y Grammy latino en el año 2007 como cierre con broche de oro de esos dos últimos años (2006 cuando salió son para el mundo y 2007 cuando recibió la cosecha). Hoy por hoy este gran artista está en el pináculo de la música colombiana de nuestra tierra provinciana. Separado de Jimmy Zambrano del mundo musical, hace unión con Gustavo García, un muchacho humilde de la Paz Cesar y de la escuela de los niños del vallenato de Andrés “El Turco” Gil y que en giras internacionales ya está dando de qué hablar, por la manera como ejecuta el acordeón con versatilidad y creatividad. He aquí al artista de la nueva era que ha propuesto cosas nuevas, revolucionando el vallenato, sin disentirlo, ni mal formarlo, antes por el contrario rescatando la esencia del folclor con visos de la era moderna. Aplausos para Jorgito por lo grande como artista y por lo inmensurable como persona.