Por: HERNAN BAQUERO BRACHO

Según registros históricos, del obispo Piedrahita, en el libro “Villanueva” de los autores maestro Rafael Antonio Amaya y Don Manuel Fernández Frías, Villanueva fue fundada el 18 de Septiembre del año 1562 por la gobernación de Valledupar en cabeza del español valenciano, Roque de Alba, es decir que este año cumple 450 años de fundada nuestra querida Villanueva y como tal se le han hecho los reconocimientos del caso. Pero el Cacique Canopan aún no se le ha reconocido en el presente sus meritos. Aunque la cruz y la espada habían sometido al indio al más triste avasallamiento, muchos de ellos respondieron en la Costa al momento histórico y abrazaron los idearios de libertad contra sus opresores. Canopan, de los territorios del Molino y Villanueva, recuerda Pedro Castro Trespalacios en su libro “Culturas Aborígenes cesarences e independencia del Valle de Upar”, derrotó a los ejércitos españoles que intentaron penetrar en su comunidad.

Los habitantes de Villanueva le debemos una estatua al Cacique Canopan, quien es el héroe de nuestro pueblo, en la guerra de la independencia.

La participación de los indígenas en las guerras contra los españoles no fue muy afortunada en Latinoamérica. La conquista del nuevo mundo había sometido a estos con la cruz y la espada al más completo Vasallaje. Pero igualmente hubo algunos nativos que lucharon valerosamente al lado de los patriotas contra los españoles. Entre estos últimos es necesario destacar al Cacique Canopan, de la tribu de los Cariachiles que ocupaban la región del Molino y Villanueva.

El historiador Pedro Castro Trespalacios en su obra mencionada anteriormente en la pagina 94 escribió: “A raíz de la proclamación de independencia de la ciudad, que el común en su totalidad se adhirió al acto del cabildo de Valledupar, así como los pueblos vecinos, el alcalde depuesto, señor Marques de Valde Hoyos en asocio del coronel Juan Salvador Anselmo Daza y de Buenaventura de la Sierra, se alzaron en Villanueva y el Molino, proclamando la autoridad del Rey Fernando VII y con elementos colectivos de aquellos pueblos y de indígenas acaudillados por los Zabaletas, en este ultimo pueblo que alcanzaron a un números de 200 personas del Molino y Villanueva, mal equipadas y armadas, atacaron la ciudad causando bajas de parte y parte. Sin embargo, en Villanueva el Cacique Canopan atacó a los realistas provocando naturalmente el desbande de los ejércitos que el tal Marques había acondicionado con elementos de lo peor de esos pueblos”. Estos hechos sucedieron en 1813. En 1817 el valeroso Cacique vuelve a sonar, cuando el coronel Sánchez de Lima ataca Valledupar y vence al coronel Montilla defensor de las fuerzas patriotas y entonces el coronel Sánchez de Lima con el coronel Vicente Villa resuelve atacar las fuerzas nativas del Cacique Canopan en Villanueva. Y el 20 de mayo con Andrés Medina, vence a las fuerzas realistas del ejercito español.

El valeroso Cacique recibió los mejores honores de sus superiores y conquistó la victoria final sobre el ejército español. Sus tierras fueron restablecidas y reconocidas por el gobierno central y su nombre perdura como símbolo de libertad y de patriotismo a toda prueba. Villanueva su ciudad natal aun espera la estatua que recuerde a las nuevas generaciones su pasado glorioso y digno. ¿Cuan le hacemos los reconocimientos, como el héroe de Villanueva?.