Un dato importante de la sexta versión, bajo la presidencia del médico Rafael Augusto Daza, en el año 1.984,  fue el concurso de la canción inédita, cuando el inolvidable Hernando Marín Lacouture, presentó su famosa canción “Villanueva mía”, canción esta que hizo a pedido de su compadre y amigo, el folclorista Juan Carlos Mendoza, el popular “Cao”.  Resulta que en plena presentación al afamado compositor, se le olvidó una estrofa y el jurado no permitió su repetición, donde la canción favorita, no fue la ganadora.  Pero como la historia premia las gestas, la canción “Villanueva mía”, más tarde se convirtió en el himno folclórico de Villanueva y de su festival. 

 Séptima versión: Año 1.985, bajo la presidencia del diplomático Carlos Alberto “Beto” Barros Mattos, se dio un festival de mayor integración y de mayor proyección.  Ya el cuna tomaba sentido de grandeza y “Beto” Barros, dejó una estela de grandeza y señorío y un superávit en las arcas del festival.

 Octava versión: Corría el año 1.986, y el compositor Daniel Celedón Orsini, como presidente, le dio proyección internacional a la gesta folclórica y fue así como trajo de Puerto Rico a Wilfrido Vargas y al binomio de oro que estaba en su pleno esplendor.  Daniel también le hizo un reconocimiento en efectivo a juglares de la talla de: Pedro Romero, Carlos Quintero, Antonio Verdecia, entre otros.  Con Daniel Villanueva quedó en su sitial de relevancia en el ámbito cultural.

 Novena versión: Asume la presidencia el ex magistrado José Calixto Quintero Corrales en el año 1.987, quien implementó por primera vez la categoría profesional en el concurso de acordeón. En esta versión se presentó el pugilato entre los compadres y los contras, estos últimos tenían grandes diferencias con los folcloristas reconocidos, en el manejo del festival.  Pero José Calixto calló las voces disonantes y el festival lo dejó con un perfil, en un sitial preponderante.  El primer ganador profesional fue Alberto Rada.

 Décima versión: Transcurre el año 1.988, y el médico y ex senador Fermín Ovalle Isaza asume la presidencia y de la mano de su hermana Cinthya Ovalle Isaza, proyecta el festival a nivel regional, publicitado de una manera sin igual.  Fermín, un hombre sencillo y amable, que con su tesón y constancia subió un peldaño más de la escalinata folclórica de nuestro festival.  En esta versión continuaba el pugilato entre los compadres y los contras, pero ello no fue óbice para que el cuna saliera victorioso.  Fue coronado rey, Orangel “El Pangue” Maestre, quien ya venía de ser triunfador en el festival vallenato.

 Onceava versión: Asume la presidencia el ex parlamentario Rodrigo Daza Cárdenas en el año 1.989, en esta versión el turismo tomó una relevancia y gracias a ello, los visitantes de la sabana, de Bogotá y de
Venezuela llegaron a montón.  En la presidencia de Daza Cárdenas, se patentizó las verdaderas raíces musicales de esta tierra.  Fue coronado rey Jesualdo Bolaños.

 Doceava versión: El año 1.990 fue un año caluroso, lleno de contrastes y de fricciones entre los compadres y los contras.  El médico Jorge Juan Orozco, era el candidato de los contras y el folclorista José “Kaskita” Mazeneth, era el candidato de los compadres.  Gracias a una mediación del folclorista “Cao” Mendoza, se logró que el ex fiscal José “Kaskita” Mazeneth asumiera la presidencia y colocara al cuna en la cima de la popularidad y del jolgorio.  Fue coronado rey Gabriel “Chiche” Maestre, quién derrotó en franca lid a Norberto Romero Ospino, quien fue el primer villanuevero que grabara en los acetatos.